AdoptáUnChico.com.ar

Marie Curie: una pionera ganadora del Premio Nobel

Marie Skłodowska-Curie fue la primera mujer en recibir un Premio Nobel de Física, y hasta ahora la única en recibir este prestigioso premio en dos campos diferentes. También fue la primera mujer con una cátedra en la universidad La Sorbona y la primera dama entre los miembros de la Academia de Medicina de París. Además, fue la primera mujer en ser enterrada en el Panteón de París.

Antes de que esto ocurriera, Marie tuvo un largo y tortuoso camino de trabajo duro y lucha por su posición en el mundo de la ciencia, aventuras amorosas y la batalla por su buen nombre tras el escándalo* que sacudió París.

Contra las convenciones

Marie nació el 7 de noviembre de 1867 en Varsovia, en el seno de una familia de maestros, siendo la menor de cinco hermanos. Pronto se descubrió que era una chica dotada, trabajadora y con una excelente memoria. Se graduó con honores de la escuela secundaria, pero no pensaba detenerse ahí. A pesar de la ocupación rusa, continuó su educación en la Universidad Volante secreta, arriesgando su vida en el proceso.

En 1886 aceptó un puesto de institutriz en la casa de unos ricos terratenientes de Żorawski. Allí conoció su primer amor, el hijo de su empleador Kazimierz, un estudiante de la Universidad de Varsovia. Se comprometieron, pero los padres del chico nunca aceptaron este matrimonio.

Con el corazón roto, en 1887 decidió volver a Varsovia. Inmediatamente cayó en un torbellino de trabajo y adquirió muchos conocimientos de química y física en el laboratorio científico del Museo de la Industria y la Agricultura. Sin embargo, aún no era suficiente para Marie. Quería estudiar, pero la Universidad de Varsovia, bajo la supervisión de los rusos, no aceptaba mujeres. Skłodowska encontró una solución y siguiendo el ejemplo de su hermana mayor Bronisława, en 1891 se fue a París.

De camino al Premio Nobel

Ese mismo año comenzó sus estudios en la Sorbona. Dos años después se licenció en física y matemáticas. Allí conoció a Pierre Curie, un científico ocho años mayor que ella. Se casaron en 1895 y tuvieron a su primera hija, Irene.

Sin embargo, Marie no tenía intención de dejar de trabajar. En condiciones espartanas, llevó a cabo investigaciones sobre la radiactividad con su marido Pierre y el físico Henri Becquerel, que en 1903 le valieron el primer Premio Nobel de Física. Estuvo a punto de no recibir el premio por el hecho de ser... mujer. Sólo después del chantaje de Pierre, que se negó a aceptar el premio, la Academia Sueca cambió de opinión y tuvo en cuenta la incuestionable contribución de Marie.

El escándalo* que sacudió a París

Curie-Skłodowska no disfrutó de su éxito por mucho tiempo, en 1906 su amado esposo murió en un accidente. Sumida en el dolor, se hizo cargo de la cátedra de física de la universidad La Sorbona después de Pierre y siguió persiguiendo sus objetivos. Fue la primera mujer que se presentó a la Academia de Ciencias francesa, pero no fue aceptada.

Cuatro años después de la muerte de su marido, Marie inició un apasionado romance con Paul Langevin, un físico casado y cinco años menor que ella. Esto provocó un escándalo moral que fue rápidamente recogido por la prensa sensacionalista. Las portadas de los periódicos estaban llenas de artículos agresivos. Los nacionalistas exigieron que Skłodowska-Curie regresara a Polonia, el mundo científico francés quiso privarla de sus títulos y la propia Marie lo pagó con una crisis nerviosa. Los ataques se calmaron sólo después del segundo Premio Nobel, que le fue concedido en 1911, esta vez en química por el descubrimiento del polonio y el radio.

Por el bien de la humanidad

Marie era muy consciente de que sus descubrimientos podrían servir para el desarrollo de la medicina. En 1912 inició la construcción del Instituto de Radio en París, y durante la Primera Guerra Mundial organizó un servicio radiológico para los hospitales militares. Participó activamente junto con su hija Irena (más tarde química, la segunda mujer después de su madre en ganar el Premio Nobel de Ciencias).

A consecuencia de una anemia maligna, causada por una radiación demasiado alta, Marie murió el 4 de julio de 1934 en los Alpes franceses. Fue enterrada en la tumba de la familia Curie en Sceaux, cerca de París. La pareja descansa junta en el Panteón de París después de más de 60 años.

Albert Einstein escribió después de su muerte que era la única persona que había conocido que no estaba estropeada por la fama.

Si te gustó este artículo, también te puede interesar:

Amelia earhart: la piloto que conquistó los cielos

back to top