ar.adopte.app

ar.adopte.app

Josephine Baker: de bailarina a espía honorífica

Estrella del teatro y la pantalla, miembro de la Resistencia francesa, activista de los derechos civiles, madre de doce hijos, Josephine Baker encarnó muchos papeles durante su larga carrera que abarcó dos continentes, la Segunda Guerra Mundial y una serie de cambios que marcaron la época. 

Una infancia problemática

Josephine Baker, o más bien Freda Josephine McDonald, nació el 3 de junio de 1906 en los barrios bajos de la ciudad de San Luis, a orillas del Misisipi, en el estado de Misuri. Su madre, Carrie, que quería ser bailarina, trabajaba como lavandera. En cuanto a su padre, se desconocen los antecedentes, aunque algunas fuentes dicen que fue el baterista Eddie Carso. La familia Baker era tan pobre que Josephine tuvo que trabajar como empleada doméstica para hogares blancos ricos desde los 8 años. 

En 1918, cuando tenía 13 años, dejó la escuela y empezó a trabajar como camarera. Allí conoció a su primer marido, Willie Wells, con quien se casó ese mismo año. El matrimonio duró menos de un año. Tras el divorcio, se unió a la Jones Family Band, un grupo artístico callejero, ganando rápidamente fama por sus habilidades de baile. El grupo estaba de gira por Filadelfia cuando Josephine conoció al trabajador ferroviario Willie Baker, con quien se casó en 1921 a la edad de 15 años. 

Divorcio, Broadway y París 

Aunque su segundo matrimonio duró cuatro años y tuvo algo más de éxito que el primero, Josephine tomó la decisión de divorciarse, manteniendo el apellido Baker. A los 16 años, la atrevida joven bailarina dejó su casa y a su marido para probar suerte en Nueva York, trabajando como costurera en Broadway. Entre bastidores, se aprendió todos los papeles del exitoso musical Shuffle Along, estando preparada y dispuesta a sustituir a cualquiera de los bailarines si se presentaba la oportunidad. 

Por casualidad, uno de los bailarines cayó enfermo y Baker no desaprovechó la oportunidad. Sus característicos gestos y movimientos excéntricos la hicieron famosa al instante. La joven bailarina llamó la atención de Caroline Dudley Reagan, esposa del comercial enviado de Estados Unidos a París, que ofreció a Baker un salario semanal de 250 dólares -el doble de su sueldo en Broadway- para que actuara en su próxima producción La Revue nègre en Francia.

J'ai deux amours 

Baker pisó por primera vez Francia el 22 de septiembre de 1925, en el puerto de Cherburgo, a la edad de 19 años. Poco más de una semana después, estaba en el escenario del prestigioso Teatro Champs-Élysées de París para el estreno de La Revue nègre. Vestida únicamente con una falda de plumas, la joven estadounidense interpretó un baile de charlestón que hipnotizó al público. Su danza salvaje, que se ajustaba a los estereotipos coloniales, cautivó la imaginación de los hombres blancos y revolucionó la escena musical de la capital durante los années folles (años locos). Casi de la noche a la mañana, la adolescente estadounidense se convirtió en una estrella en París y en la favorita de su élite artística e intelectual. 

Baker comenzó a actuar en países europeos, convirtiéndose en uno de los artistas con mayores ingresos del continente. Solo dos años después de instalarse en Francia, tuvo su propio espectáculo en la famosa sala de baile Folies Bergère actuando con la icónica falda de plátano. Aprendió francés y tomó clases de canto, y protagonizó tres películas. En 1931, se dio a conocer como cantante con su emblemático éxito J'ai deux amours (tengo dos amores), en el que canta sobre su corazón desgarrado entre Francia y América.   

El amargo sueño americano y la resistencia francesa

Cinco años más tarde cruzó de nuevo el Atlántico con la esperanza de repetir su éxito en Europa, pero su actuación en Broadway le valió críticas mixtas teñidas de prejuicios raciales. Devastada, Josephine regresó a Francia, pero esta vez decidió instalarse definitivamente en su nueva patria. En 1937 se casó con el empresario local Jean Lion, obteniendo así la nacionalidad francesa. 

Cuando Francia declaró la guerra a la Alemania nazi en septiembre de 1939, Baker no iba a quedarse de brazos cruzados. "Francia me hizo lo que soy". - dijo. "Los parisinos me dieron su corazón, y yo estoy dispuesto a darles mi vida". - afirmó con fervor. Se unió a la Resistencia francesa y se convirtió en espía, utilizando su encanto y su fama para obtener información. Comprometida con el general Charles de Gaulle, fue nombrada subteniente del ejército del aire. En reconocimiento a sus servicios, recibió la Legión de Honor y la Croix de Guerre, las más altas condecoraciones civiles y militares de Francia, así como la Medalla de la Resistencia Francesa. 

Una lucha personal 

Después de la guerra, Baker emprendió una lucha más personal, regresando a su tierra natal para unirse al movimiento de los derechos civiles. En 1951, cuando se le negó el servicio en el famoso club Stork de Nueva York, la actriz Grace Kelly, que también se encontraba en el establecimiento esa noche, indignada por la afrenta racista, abandonó el establecimiento con Baker en solidaridad. Fue el comienzo de una amistad que duró hasta la muerte de Josephine. Baker respondió al incidente negándose a actuar en locales con segregación racial. La batalla mediática que se desató en torno a la bailarina estuvo a punto de provocar la revocación de su visado de trabajo por parte del Departamento de Estado.

Una década después, Baker volvió a Estados Unidos y participó en la famosa Marcha sobre Washington organizada por el Dr. Martin Luther King en agosto de 1963. Como última oradora antes del Dr. King, vestida con el uniforme de las Fuerzas Aéreas francesas, pronunció un fuerte discurso sobre la libertad de la que disfrutaba en Francia.

Madre de la tribu Arcoíris

La cantante soñaba con tener muchos hijos, pero una grave infección durante la guerra la obligó a someterse a una histerectomía. Con su cuarto marido, Jo Bouillon, un destacado director de orquesta con el que se casó en 1947, Baker decidió adoptar 12 niños de diferentes países, a los que llamó la Tribu Arcoíris. Se instaló con ellos en el Château des Milandes, en Perigord. 

Sin embargo, su fastuoso estilo de vida la llevó al borde de la quiebra. Los acreedores empezaron a mirar su castillo, y la propia Baker empezó a pedir ayuda desesperadamente. Brigitte Bardot, en la cúspide de su fama en ese momento, hizo un llamado televisivo a los franceses para que se unieran a la ayuda. A pesar de estos esfuerzos, en 1969, Josephine fue expulsada de su castillo. Sin embargo, la artista pudo contar con el apoyo de su amiga Grace Kelly, entonces princesa de Mónaco, que donó a Baker una mansión junto al mar en Roquebrune, en la Riviera francesa. 

Regreso al escenario y a la muerte 

En 1973, Josephine se relacionó con el estadounidense Robert Brady y comenzó su regreso a los escenarios. En 1975, la actuación de Baker en el Carnegie Hall de Nueva York fue un gran éxito. En abril, se presentó en el Teatro Bobino de París, la primera de las actuaciones previstas para conmemorar el 50º aniversario de su debut en la capital francesa. Desafortunadamente, dos días después de esta actuación, el 12 de abril de 1975, falleció de un derrame cerebral a la edad de 68 años. 

El día de su funeral, más de 20,000 personas salieron a las calles de París para dar el último adiós a la distinguida artista. El gobierno francés honró su servicio con una salva de honor de 21 cañones, convirtiéndola en la primera mujer estadounidense en ser enterrada en Francia con honores militares. El 30 de noviembre de 2021, Josephine Baker fue enterrada en el Panteón de París, siendo la primera mujer negra de la historia enterrada ahí y la sexta mujer en total.

back to top